Logo Hr feaks
Cómo crear una cultura empresarial positiva

En el dinámico mundo de los negocios, la cultura organizacional se ha convertido en algo más que un término de moda. Es el alma de cualquier empresa. Es esa energía intangible que sientes al entrar a una oficina, es lo que hace que te sientas comprometido con tu trabajo y lo que motiva a un equipo a superarse día tras día. Más allá de políticas y procedimientos, la cultura organizacional define cómo trabajamos juntos, cómo nos tratamos y, en última instancia, cómo logramos nuestros objetivos.

Ahora, hablemos de la cultura y valores. Estos dos conceptos están estrechamente vinculados y, a menudo, se utilizan indistintamente. Sin embargo, hay una distinción importante. Mientras que la cultura es el ambiente general, los comportamientos y actitudes que se fomentan en una organización, los valores son las creencias fundamentales que guían esas actitudes y comportamientos.

Es decir, si la cultura es cómo actuamos, los valores son el porqué detrás de esas acciones. Los valores son esas normas no escritas que todos, desde el director general hasta el nuevo becario, comprenden y respetan.

Entonces, ¿estás listo para adentrarte en el mundo de la cultura empresarial? Vamos a descubrir cómo puedes crear una cultura que no solo sea positiva, sino que también impulse la innovación, la colaboración y el compromiso.

Definición de cultura empresarial

La cultura empresarial se refiere al conjunto de valores, creencias, comportamientos y tradiciones que caracterizan a una organización. Es el ambiente y la personalidad de la empresa, que se refleja no solo en las interacciones cotidianas sino también en las decisiones estratégicas que se toman. En esencia, la cultura empresarial es la brújula que guía a una organización, dictando cómo se abordan los desafíos y cómo se celebran los éxitos.

Pero, ¿por qué es fundamental? La cultura empresarial juega un papel determinante en la atracción y retención de talento. Un ambiente de trabajo positivo y motivador puede ser el factor decisivo para que un profesional elija trabajar en tu empresa y no en la competencia.

Además, una cultura fuerte y positiva puede impulsar el compromiso de los empleados, mejorar la productividad y, en última instancia, llevar a mejores resultados.

 

CTA Comunidad

 

Ejemplos de cultura empresarial 

Echemos un vistazo a algunas empresas que son un referente en términos de cultura organizacional:

  • Apple: Su cultura se centra en la innovación y la creatividad. Apple no solo fomenta la innovación en productos, sino que también alienta a sus empleados a pensar de forma diferente y a desafiar el status quo.
  • Netflix: Su cultura se basa en la libertad y la responsabilidad. Netflix confía en que sus empleados tomen decisiones basándose en lo que es mejor para la empresa, y eso ha permitido que se mantenga a la vanguardia en el sector del entretenimiento.
  • Zappos: Esta empresa es conocida por su excepcional servicio al cliente, y eso es una directa representación de su cultura. Zappos valora la autenticidad y la diversión en el trabajo, lo que se traduce en empleados felices y clientes satisfechos.
  • Spotify: La cultura de este gigante del streaming se enfoca en la autonomía y la agilidad. Sus equipos, llamados «escuadras», trabajan de manera independiente en proyectos específicos, lo que les permite ser más innovadores y responder rápidamente a las necesidades del mercado. Spotify valora la transparencia, la colaboración y la pasión, creando un ambiente donde los empleados se sienten empoderados para tomar decisiones y aportar al crecimiento continuo de la empresa.
  • IKEA: Esta conocida tienda de muebles se ha labrado una reputación basada en la sostenibilidad, el diseño democrático y una profunda consideración por la vida diaria de las personas. Su cultura organizacional pone un fuerte énfasis en la humildad, el trabajo en equipo y la constante búsqueda de mejoras. Esto se refleja no solo en la forma en que diseñan sus productos, sino también en cómo tratan a sus empleados, promoviendo un sentido de comunidad y pertenencia.

Estos ejemplos demuestran cómo una cultura empresarial fuerte y alineada con los valores de la empresa puede ser la base del éxito. Cada una de estas empresas ha utilizado su cultura única como una ventaja competitiva, permitiéndoles destacar en mercados altamente competitivos.

La base: misión, visión y valores

Todo edificio robusto necesita cimientos sólidos. En el mundo empresarial, estos cimientos se construyen sobre la misión, visión y valores de la organización. Sin ellos, cualquier intento de establecer una cultura empresarial firme y coherente será como construir sobre arena.

¿Por qué son tan cruciales la misión, visión y valores?

La misión define el propósito fundamental de la empresa, el porqué de su existencia. Es la razón por la que te levantas cada día y te pones a trabajar. Es la respuesta a la pregunta: «¿Qué estamos haciendo aquí?»

La visión, por su parte, es el norte, el objetivo a largo plazo. Imagina a dónde quieres llevar tu empresa en 5, 10 o incluso 20 años. Es el faro que guía tus decisiones y te permite mantenerte en el camino correcto cuando las cosas se ponen difíciles.

Los valores son el ADN de tu organización. Son las creencias y principios fundamentales que guían el comportamiento de todos en la empresa, desde el CEO hasta el último empleado contratado.

Cómo los valores de empresa influyen en la cultura

Si alguna vez te has preguntado por qué ciertas empresas tienen un ambiente de trabajo tan positivo y otras no, es probable que la respuesta resida en sus valores de empresa. Estos valores determinan cómo los empleados interactúan entre sí, cómo se tratan a los clientes y cómo se toman las decisiones. Una empresa que valora la integridad, por ejemplo, es más probable que fomente la honestidad y la transparencia en su día a día.

Por otro lado, cuando los valores están solamente en un papel y no se viven en la práctica diaria, se crea una desconexión. La gente nota cuando los valores declarados de una empresa no coinciden con la realidad, lo que puede llevar a desconfianza y desmotivación.

Valores de la startup vs. valores de empresas establecidas

Las startups suelen ser dinámicas, flexibles y dispuestas a correr riesgos. Sus valores pueden incluir la innovación, la agilidad y la adaptabilidad. Están en una etapa donde están definiendo quiénes son y qué quieren ser, por lo que su cultura puede ser más fluida.

Las empresas establecidas, en cambio, suelen tener valores y culturas más arraigados, que se han formado y refinado a lo largo de años o décadas. Valores como la estabilidad, la fiabilidad y la tradición pueden ser más prominentes.

Sin embargo, independientemente de si se trata de una startup recién nacida o de una empresa con un siglo de historia, la clave está en que los valores se elijan con intención y se vivan con autenticidad. Solo así lograrán dar forma a una cultura organizacional que fomente la innovación, la colaboración y el compromiso.

 

cultura startups

 

Estructuración y roles en la empresa

La forma en que se organiza, se distribuyen responsabilidades y se definen roles tiene un impacto directo en la cultura organizacional y en cómo se manifiestan los valores de la empresa en el día a día. Veamos cada elemento con más detalle.

La valoración de roles

La valoración de roles no es simplemente decidir cuánto pagar a cada empleado. Es un proceso que implica identificar, analizar y determinar la importancia de cada rol en relación con los demás dentro de la organización. Cuando se realiza correctamente, se asegura que cada miembro del equipo sienta que su contribución es valorada y reconocida, reforzando una cultura de respeto y equidad.

¿Cómo se conecta esto con la cultura? Si bien la retribución económica es un aspecto importante, lo que realmente fortalece la cultura es la sensación de ser valorado. Cuando los empleados sienten que su trabajo tiene un propósito y es esencial para el éxito de la empresa, están más comprometidos y motivados.

Estructuración de las áreas e interdependencias

La estructuración de las áreas es crucial para fomentar la colaboración y asegurar que todos trabajen hacia objetivos comunes. Al mismo tiempo, es vital reconocer las interdependencias, es decir, cómo las decisiones o acciones en una área pueden afectar a otras.

Por ejemplo, el departamento de marketing puede depender de IT para implementar herramientas digitales, mientras que IT puede necesitar feedback de ventas para mejorar una aplicación. Reconocer y valorar estas interdependencias es fundamental para una cultura de colaboración y respeto mutuo.

Puestos y roles de la organización

Definir claramente los puestos y roles de la organización es mucho más que una mera formalidad administrativa. Es una forma de establecer expectativas, responsabilidades y límites. Pero, más allá de eso, permite que cada empleado tenga un sentido de pertenencia y comprenda cómo su papel encaja en el panorama general.

Cada puesto y rol es como una pieza de un rompecabezas. Si cada pieza sabe dónde encaja, el resultado es una imagen clara y coherente. En el contexto empresarial, esa imagen es la cultura de empresa. Cuando todos entienden y valoran su papel, y ven cómo contribuye al éxito global, se fortalece una cultura de responsabilidad, compromiso y orgullo en el trabajo realizado.

Cómo usar la cultura para fomentar la colaboración y la innovación

La cultura organizacional es la base sobre la que se construye todo en una empresa, desde las relaciones laborales hasta el producto final. Y si hay dos pilares que realmente pueden elevar una empresa a niveles superiores, esos son la colaboración y la innovación.

Cómo fomentar la colaboración

Para que la colaboración florezca, es esencial que exista confianza. Esto se logra siendo transparente en las decisiones, reconociendo los logros y creando un ambiente donde se valoren las opiniones de todos. Los líderes tienen un papel fundamental aquí: deben ser los primeros en mostrar disposición a colaborar y en valorar las contribuciones de su equipo.

Sistemas de comunicación

La comunicación es el nexo que une a todos en una empresa. La adopción de herramientas y prácticas de comunicación efectivas es esencial. Ya sea mediante plataformas digitales que faciliten la comunicación en tiempo real o mediante reuniones regulares que fomenten el intercambio de ideas, es crucial mantener abiertos los canales de comunicación.

Objetivos ágiles y sistemas de objetivos

El mundo empresarial es dinámico. Para mantenerse a la vanguardia, es necesario adaptarse y evolucionar constantemente. Aquí es donde los objetivos ágiles y los sistemas de objetivos entran en juego. Estas herramientas permiten a las empresas establecer metas claras, pero con la flexibilidad de ajustarse según las necesidades cambiantes del mercado.

Esta agilidad promueve una cultura de innovación, donde los empleados están incentivados a pensar en nuevas soluciones y a desafiarse constantemente a sí mismos y al status quo.

Desarrollo y liderazgo en la cultura organizacional

La dirección que toma una empresa, en gran parte, está dictada por su liderazgo. Un líder con visión, que entienda y promueva activamente la cultura organizacional, puede ser el factor determinante en el éxito o fracaso de una organización.

La interrelación entre el liderazgo y cultura organizacional

Los líderes no solo establecen la dirección y las metas de una empresa, sino que también desempeñan un papel crucial en la definición y mantenimiento de su cultura. Un líder que entiende y vive los valores de la empresa actúa como un modelo a seguir para el resto del equipo. Si un líder valora la innovación, la colaboración y el compromiso, es probable que estos valores se reflejen en toda la organización.

Desarrollo de la cultura organizacional

Cultivar y mantener una cultura empresarial positiva no es tarea fácil, pero es esencial para el éxito a largo plazo. Para ello, es vital establecer estrategias claras: desde programas de formación que refuercen los valores y la visión de la empresa hasta eventos y actividades que fomenten la camaradería y el espíritu de equipo.

Es importante recordar que la cultura no es estática; evoluciona y se adapta con el tiempo. Por eso, las empresas deben estar dispuestas a evaluar y adaptar regularmente sus estrategias culturales para asegurar que siguen siendo relevantes y efectivas.

Mapa de talento y planes de carrera

Un empleado que ve un futuro en su empresa está mucho más comprometido y motivado. Aquí es donde entran en juego el mapa de talento y los planes de carrera. Al identificar y trazar el talento dentro de la organización, las empresas pueden asegurarse de que están aprovechando al máximo las habilidades y capacidades de su equipo.

Los planes de carrera, por otro lado, ofrecen a los empleados una visión clara de cómo pueden avanzar y desarrollarse dentro de la empresa. Esta combinación no solo fortalece la cultura organizacional, sino que también fomenta un mayor compromiso y satisfacción por parte del empleado.

Evaluación y mejora continua

En cualquier empresa que busque el éxito y la longevidad, la mejora continua es la clave. La cultura organizacional, al ser un pilar esencial de cualquier organización, no debe ser la excepción. Evaluar regularmente y adaptar la cultura a las cambiantes necesidades de la organización y del equipo es esencial para mantener una cultura empresarial positiva.

Sistemas de evaluación

Para saber hacia dónde ir, primero hay que entender dónde estamos. Los sistemas de evaluación se presentan como herramientas fundamentales para medir y evaluar la salud y la eficacia de la cultura de una empresa. Estas evaluaciones pueden adoptar la forma de encuestas anónimas, entrevistas o incluso grupos de discusión. El objetivo es recopilar una visión sincera de cómo los empleados perciben y experimentan la cultura de la empresa en su día a día.

Rituales organizacionales

En el contexto empresarial, los rituales organizacionales actúan como recordatorios consistentes de los valores corporativos y de lo que la empresa representa. Puede ser algo tan sencillo como una reunión matutina diaria o tan elaborado como un evento anual de reconocimiento de empleados.

Lo importante es que estos rituales refuercen la identidad y los valores de la empresa, creando un sentido de pertenencia y unidad entre los empleados. Son estos rituales y tradiciones los que ayudan a diferenciar una empresa de sus competidores y a fortalecer su cultura interna.

FAQ’s sobre cultura empresarial

A continuación, te presentamos algunas de las preguntas más frecuentes sobre este tema.

¿Cuál es la diferencia entre cultura organizacional y clima laboral?

Mientras que la cultura organizacional se refiere a las creencias, valores y prácticas que guían el comportamiento de los miembros de una organización, el clima laboral alude a las percepciones y sentimientos de los empleados sobre su entorno de trabajo, incluyendo relaciones, reconocimiento y bienestar. Aunque están interrelacionados, la cultura es más profunda y estable, mientras que el clima puede variar más rápidamente.

¿Cuánto tiempo lleva establecer una cultura organizacional sólida?

No hay un tiempo fijo; puede variar según el tamaño de la empresa, la industria y los objetivos. Sin embargo, es un proceso continuo. Aunque los cimientos se pueden establecer en los primeros meses o años, la cultura debe ser revisada y adaptada regularmente.

¿Cómo pueden los empleados contribuir a la cultura de la empresa?

Los empleados son los principales portadores de la cultura de la empresa. A través de sus comportamientos, actitudes y decisiones, refuerzan o desafían la cultura existente. Es esencial que se sientan empoderados para compartir sus opiniones y sugerencias, y que participen asiduamente en actividades y rituales que fomenten la cultura deseada.

¿Qué ocurre si hay un conflicto entre los valores declarados y las acciones reales de la empresa?

Este tipo de discrepancias pueden ser muy perjudiciales. Los empleados pueden sentirse desilusionados o confundidos, lo que puede conducir a una disminución de la moral y del compromiso. Es crucial que las empresas sean coherentes en sus palabras y acciones y aborden rápidamente cualquier brecha entre los valores declarados y las prácticas reales.

¿Es necesario revisar y cambiar la cultura de la empresa con el tiempo?

Sí, es esencial. A medida que una empresa crece, enfrenta nuevos desafíos o se adapta a cambios en el mercado, su cultura también debe evolucionar. Realizar evaluaciones regulares y estar dispuesto a hacer ajustes es vital para mantener una cultura relevante y efectiva.

Otros temas que te pueden gustar

El team building tiene el poder de transformar la cultura de tu empresa y fortalecer valores. ¡No querrás quedarte fuera de esto!

Si hay algo que nos ha aportado a la nueva era digital, es la transición repentina hacia una cultura remota Si hay algo que el 2020 nos ha aportado a la nueva era digital,