Logo Hr feaks
Mapa de talento

En el competitivo mundo empresarial de hoy, las organizaciones que crecen con éxito no solo dependen de su estructura y recursos, sino también del talento que las impulsa que, de hecho, es clave. Es por eso que, en este artículo, vamos a explorar una herramienta esencial para cualquier líder de Recursos Humanos o manager que tenga que gestionar equipos: el mapa de talento estratégico

Vamos a ver cómo puedes utilizar esta herramienta para identificar, desarrollar y fidelizar el talento necesario para llevar a tu organización al siguiente nivel.

Empecemos por el principio: 

¿Qué es un mapa de talento estratégico?

Un mapa de talento estratégico es una representación visual que muestra la disposición de todas las personas que forman parte de una organización. Va más allá de un simple organigrama, ya que identifica las habilidades, competencias y potencial de cada miembro del equipo. Este recurso proporciona una visión clara de quiénes son los actores clave en tu organización y cómo pueden contribuir a los objetivos estratégicos.

Es más, cuando hablamos de un mapa de talento estratégico, la clave está en ir más allá de la representación actual del equipo y sus talentos. La magia del mapa estratégico surge cuando somos capaces de priorizar los movimientos de talento que necesitamos en el medio plazo. Y hacerlo de forma estratégica, es decir, analizando las palancas de negocio que desencadenaran nuevas necesidades en el equipo y en la organización. 

Por ejemplo, si una organización está pensando en abrir mercado internacional (objetivo estratégico), necesitará ampliar o reajustar el equipo para poder poner foco en el país X. La palanca de negocio que desencadena esta nueva necesidad es el cierre de una ronda de inversión. Entonces el mapa del talento nos indicaría qué persona hará el movimiento a ese nuevo rol (y qué hacemos para sustituir los roles que deja colgados) o bien, la incorporación de un nuevo perfil a la compañía.

 

CTA Comunidad

 

¿Cómo desarrollar un mapa de talento en tu empresa?

Crear un mapa de talento y usarlo desde el principio te va a dar la dirección exacta de crecimiento del equipo, la necesidad de unos u otros perfiles y cómo se relacionan entre ellos, tanto dentro de los equipos existentes como de su ampliación. Y lo hará desde una perspectiva estratégica y de negocio (todos sabemos que a inicio de año las necesidades son X, y a la que hay un pequeño cambio totalmente imprevisible las necesidades se tienen que reajustar). De esta forma, estamos intentando planificar desde el negocio y aquello que podemos «controlar» para intentar adelantarnos a la necesidad, y evitar el contratar para sustituir reactivamente (personas que se han ido, despidos…).

1. Evalúa las necesidades actuales y proyecta las futuras:

Para comenzar, es crucial entender el estado actual de tu organización y definir hacia dónde quieres que se dirija en el futuro. Esto implica analizar tus objetivos a largo plazo y cómo se alinean con la estrategia de la empresa. Pregúntate qué metas específicas deseas alcanzar (objetivos estratégicos), para qué y cuándo sabrás que el negocio está preparado para ello (palancas o desencadenantes) y cuáles son las habilidades y competencias necesarias para lograrlo (mapa de talento estratégico).

Realizar un análisis de brechas te ayudará a identificar las áreas en las que tu equipo actual puede no estar completamente equipado para enfrentar los desafíos del mañana. Al comprender tus necesidades presentes y futuras, estarás listo para construir un mapa de talento estratégico efectivo.

2. Identifica a los actores clave:

Existen personas en tu organización sobresalen, es decir, que superan tus expectativas y es fundamental fidelizarlos por el impacto que generan en la organización y el negocio.

Estos son los actores clave que debes identificar. Son las personas que no sólo desempeñan sus roles con competencia en el presente, sino que también poseen el potencial y la capacidad de liderar y contribuir al crecimiento de la organización en el futuro. Al identificar a estos líderes internos, puedes garantizar una transición más suave en momentos de cambio y reducir la necesidad de buscar talento externo costoso.

3. Evalúa el potencial de cada persona:

No te limites a considerar las habilidades actuales de tus empleados, también evalúa su potencial de crecimiento y desarrollo. Pregúntate quiénes tienen la capacidad de asumir roles más importantes y desafiantes en el futuro. 

Este análisis te ayudará a determinar cuáles de tus actores clave tienen el potencial de liderar y dirigir proyectos estratégicos. Identificar el potencial de tu equipo es esencial para tomar decisiones informadas sobre promociones internas y planificar nuevas contrataciones.

4. Diseña el mapa:

Una vez que tengas una comprensión sólida de las necesidades, actores clave y potencial de tu equipo, es hora de representar todo visualmente. Puedes utilizar herramientas como Miro o Google Slides para crear un gráfico que muestre la disposición de tu equipo. Usa colores para distinguir equipos y áreas, lo que facilitará la identificación de relaciones y conexiones entre ellos. 

Empieza en el momento actual de la organización y sigue representando los siguientes pasos de crecimiento según los objetivos de negocio y las palancas desencadenantes que has analizado. El objetivo no es generar un mapa de crecimiento estático, pero sí intentar representar aquello de lo que tenemos control de forma consciente.  

Visualizar el mapa de talento estratégico permite que todos en la organización comprendan de manera clara quiénes son los líderes actuales y futuros, así como las áreas de desarrollo necesarias y la evolución contextualizada de los diferentes equipos. 

5. Define estrategias de desarrollo:

Con tu mapa de talento estratégico en su lugar, es el momento de diseñar estrategias para fortalecer las habilidades y comportamientos de tu equipo. Aquí las conversaciones de desarrollo van a ser clave, para poder clarificar las expectativas de cada persona de tu equipo, analizar el momento en el que se encuentran y trabajar en un plan de acción que les acerque a la situación esperada en el medio-largo plazo.

Esto puede incluir proporcionar formación y desarrollo específico para cerrar las brechas identificadas. Además, considera la implementación de programas de mentoría que permitan a los empleados aprender de sus colegas más experimentados. También es esencial crear oportunidades de crecimiento interno, como promociones y proyectos desafiantes, para aquellos con potencial de liderazgo.

6. Monitorea, ajusta y adapta:

Finalmente, un mapa de talento estratégico no es una herramienta estática. Debes revisarlo periódicamente para asegurarte de que se mantenga alineado con los objetivos cambiantes de la organización. A medida que evolucionen las metas y las necesidades de la empresa, ajusta el mapa y las estrategias de desarrollo en consecuencia. Mantén una comunicación abierta con tu equipo para que todos sean conscientes de cómo sus contribuciones encajan en los objetivos de la organización en cada momento. El monitoreo continuo asegura que el mapa de talento estratégico siga siendo relevante y efectivo a medida que tu organización crece y se adapta a un entorno empresarial en constante cambio.

 

equipos tech

 

Fases de la evolución de de un mapa de talento

Los mapas de talento estratégico se pueden aplicar a distintas realidades y no importa el tamaño de la empresa ni el sector. Son flexibles y adaptables a cualquier escenario. Aquí queremos compartir contigo un ejemplo de cómo debe evolucionar un mapa de talento:

  • El mapa de talento final representa la visión deseada con información, contexto y objetivos actuales, sirviendo como punto de partida para el trabajo futuro.
  • En la fase 1, identificamos riesgos y reconocemos la necesidad de delegar roles para evitar cuellos de botella, marcando áreas críticas visualmente.
  • La fase 2 implica tomar decisiones estratégicas para abordar el problema de los fundadores como cuellos de botella, priorizando roles a delegar y considerando selecciones internas o externas.
  • La fase 3 se enfoca en ejecutar las decisiones previas y priorizar la incorporación de talento y procesos para superar los desafíos iniciales.
  • En la fase 4, se aborda otro objetivo estratégico: fortalecer los espacios de innovación interna, identificando las acciones necesarias para activarlos.

El mapa de talento creado es dinámico y evoluciona con los objetivos de la empresa, siendo una herramienta clave para el crecimiento y el éxito organizacional.
En conclusión, un mapa de talento estratégico es una herramienta invaluable para impulsar tu organización hacia el éxito. Te ayuda a identificar y desarrollar el talento necesario para enfrentar los desafíos futuros y alcanzar tus metas estratégicas. Si eres un HR Freak comprometido con el crecimiento y la excelencia de tu organización, no puedes dejar de incorporar este mapa en tus planes de acción.

Otros temas que te pueden gustar

El proceso de Onboarding determina el 60% del éxito en nuestro hiring. No tires tus esfuerzos por la borda ahora.

Tu mejor herramienta para fidelizar al equipo ¿Cómo conseguimos un equipo capacitado para alcanzar los objetivos a día de hoy mientras le preparamos para asumir los retos con los que se van a encontrar