Logo Hr feaks
Claves para definir y comunicar los valores de tu empresa
Las culturas organizacionales fuertes son el corazón de las empresas exitosas. Se manifiestan a través de las acciones diarias de los empleados y se reflejan en la percepción que tienen los clientes sobre una marca. En el núcleo de una cultura de empresa efectiva y cohesiva, encontramos los valores de empresa. Estos valores son los principios y creencias fundamentales que guían el comportamiento y decisiones dentro de una organización. Entonces, ¿cómo definir y, lo que es más importante, comunicar estos valores tanto a tu equipo como a tus clientes? Acompáñanos en este viaje donde exploramos la creación y promoción de una cultura organizacional efectiva.

1. ¿Qué es cultura y valores de empresa?

Antes de poder comunicar tus valores, es crucial definirlos claramente. No es algo que simplemente puedas copiar y pegar de otra compañía; debe ser un reflejo auténtico de lo que tu empresa representa.
  • Autoevaluación: Empieza por mirar hacia adentro. Pregúntate: «¿Cuál es la misión de nuestra empresa?» y «¿Qué nos importa profundamente?». Reflexiona sobre el tipo de cultura empresarial que deseas construir y cómo deseas que se perciba tu empresa.
  • Involucra a tu equipo: Organiza sesiones de brainstorming y encuestas para descubrir qué valores son importantes para tus empleados. Es probable que ya estén viviendo algunos de estos valores en su día a día, incluso si no están formalmente definidos.
  • Establece claridad: Una vez que tengas una lista, es fundamental refinarla. La claridad es clave. Por ejemplo, si eliges «integridad» como uno de tus valores corporativos, asegúrate de definir exactamente qué significa eso para tu empresa.

2. Comunicación interna de los valores corporativos

Una vez definidos, es crucial que tu equipo comprenda, acepte y viva estos valores diariamente. Aquí es donde entra en juego una buena comunicación interna.
  • Capacitación y onboarding: Desde el momento en que un nuevo empleado se une a tu equipo, debe estar inmerso en la cultura y valores de la empresa. Asegúrate de que las sesiones de onboarding resalten y expliquen cada valor.
  • Liderazgo como modelo a seguir: El liderazgo y cultura organizacional están íntimamente conectados. Los líderes deben ser los principales defensores y ejemplos vivos de los valores. Cuando los empleados ven a sus líderes viviendo los valores, es más probable que ellos también lo hagan.
  • Reconocimiento y recompensa: Fomenta una cultura del lugar de trabajo donde se celebre y recompense a los empleados que demuestren los valores en sus acciones y decisiones diarias.

3. Comunicación externa de los valores

No es suficiente que solo tu equipo conozca y comprenda tus valores; tus clientes también deberían ser capaces de ver y sentir esos valores en cada interacción con tu empresa.
  • Incorpora valores en el branding: Desde tu sitio web hasta las acciones de marketing, los valores deben estar presentes. Esto no significa que necesitas listarlos en todas partes, sino más bien que tu marca debe reflejarlos.
  • Historias y testimonios: Una excelente forma de mostrar tus valores de empresa es a través de historias y testimonios. Estos pueden ser casos de estudio de cómo tu empresa ha vivido según sus valores o testimonios de clientes y empleados que han experimentado estos valores de primera mano.

4. Cultura empresarial positiva: más allá de palabras en papel

La clave para una cultura organizacional efectiva no reside en tener valores escritos en un sitio web o en un manual del empleado, sino en cómo esos valores se manifiestan en el día a día.
  • Fomenta la retroalimentación: Establecer canales abiertos para que los empleados den retroalimentación es esencial. Esto demuestra que la empresa valora la opinión de sus empleados y está dispuesta a crecer y adaptarse.
  • Eventos y actividades centrados en valores: Organiza eventos o talleres que se centren en uno o más de tus valores. Por ejemplo, si uno de tus valores corporativos es la innovación, podrías organizar un hackathon o un taller de brainstorming.
  • Resiliencia y apoyo en tiempos difíciles: Una cultura empresarial positiva realmente se pone a prueba durante los desafíos. Ya sea una crisis económica o un incidente interno, cómo reacciona una empresa en tiempos difíciles dice mucho sobre sus verdaderos valores.

5. La evolución de la cultura y los valores

Al igual que las empresas, las culturas y valores también evolucionan. Es importante que se revisen regularmente para garantizar que siguen siendo relevantes y verdaderos.
  • Encuestas y feedback: Establecer check-ins regulares con el equipo sobre la cultura y valores puede ayudar a identificar áreas que necesitan refinamiento.
  • Revisión de los valores de la startup: Las startups, en particular, experimentan un rápido crecimiento y cambio. A medida que crece tu empresa, es posible que los valores originales necesiten una revisión para reflejar mejor la empresa que se ha convertido.
  • Comunicación continua: A medida que se hagan cambios o se refinen los valores, es esencial comunicar estos cambios a todo el equipo y asegurarse de que estén alineados con la nueva dirección.

6. Valores corporativos como la base de decisiones

Finalmente, pero quizás lo más crucial, es que estos valores deben ser la base sobre la que se toman todas las decisiones dentro de la empresa.
  • Decisiones de contratación: Desde la valoración de puestos de trabajo hasta la elección de un nuevo miembro del equipo, los valores deben ser un factor esencial. Pregúntate: «¿Esta persona se alinea con nuestros valores?»
  • Desarrollo de productos o servicios: Al considerar nuevos productos o servicios, reflexiona sobre cómo se alinean con tus valores. Si no se alinean, tal vez no sea la dirección correcta para tu empresa.
  • Relaciones con los clientes: Los valores no solo se aplican internamente; también deben ser la base sobre la que construyes relaciones con tus clientes. Cada interacción debe reflejar los valores de tu empresa.
En resumen, establecer una cultura organizacional sólida y comunicar eficazmente los valores de la empresa es esencial para el éxito a largo plazo. No solo ayuda a atraer y retener al mejor talento, sino que también garantiza que tu empresa se mantenga auténtica, coherente y alineada con su misión y visión. Como líder, tu papel es ser el principal defensor de estos valores, vivirlos todos los días y asegurarte de que tu equipo haga lo mismo. La próxima vez que pienses en cultura y valores, recuerda que no son solo palabras en un papel. Son la esencia de tu empresa, lo que te distingue y la base sobre la que se construye todo lo demás. Por lo tanto, invierte tiempo y energía en definirlos, vivirlos y, lo que es más importante, comunicarlos de manera efectiva. Esperamos que este post te haya proporcionado una visión detallada y útil sobre cómo definir y comunicar los valores de tu empresa a tus empleados y clientes. El camino hacia una cultura organizacional fuerte y efectiva requiere esfuerzo y dedicación, pero los beneficios son invaluables.

Otros temas que te pueden gustar

En el mundo moderno, donde los desafíos son cada vez más complejos y las soluciones requieren una creatividad y colaboración intensivas, las dinámicas de trabajo en equipo adquieren un rol crucial. Estas dinámicas no

En esta ocasión, exploraremos el mundo de las herramientas de gestión de equipos. ¿Cómo pueden estas tecnologías ser aliadas para crear un ambiente de confianza, autonomía y responsabilidad en nuestros equipos? ¿Cómo logran algunas